Ciudadania italiana en españa, tramites que hacer en italia

Abogado italiano para obtener al nacionalidad italiana en España

Abogado italiano para obtener al nacionalidad italiana en España

 

Tramites para argentinos bolivianos españoles mexicanos guatemaltecos hondureños salvadoreños nicaragüenses costarricenses panameños cubanos dominicanos puertoriqueños venezolanos colombianos ecuatorianos peruanos paraguayos chilenos uruguayos.

La ciudadanía Italiana puede ser obtenida haciendo el trámite correspondiente desde el país donde resida el aspirante, sea el de su origen o no. Ahora bien, en el caso específico de España, se exige que el solicitante sea residente en ese país, es decir, es indispensable tener permiso de residencia en España para poder tramitar la ciudadanía italiana desde allí. En consecuencia,  las sedes consulares italianas asentadas en ese país, léase, el Consulado General ubicado en Barcelona, la embajada en Madrid, y las sedes consulares de Málaga, Sevilla, y Pamplona, no aceptarán solicitudes de ciudadanía italiana a extranjeros que se encuentren en España con un estatus diferente al de residente, como podrían ser, por ejemplo, una visa de turismo, de estudiante, visa de trabajo, religiosa, etcétera.


Así que para aquellos extranjeros que se encuentran en territorio español sin poseer permiso de residencia, no les queda otra opción que tramitar  la petición de la  ciudadanía italiana desde su país de origen. En muchos países latinoamericanos, donde hubo mucha inmigración italiana y por ende, abundan los descendientes de aquellos, las sedes consulares han diseñado diferentes mecanismos que contribuyen a la facilitación de la recepción de las solicitudes.

Por ejemplo, en algunos se les recibe la solicitud de ciudadanía italiana a los descendientes directos de italianos emigrados, o a los descendientes de quienes ya tienen reconocida la ciudadanía italiana por esa vía, en virtud del ius sanguinis,  sin necesidad de cita previa. Así que, para quien no ostenta residencia en España y tenga que tramitar la ciudadanía italiana desde su país de origen,  puede que, a la larga, no sea del todo malo.


Pero volvamos a España, donde ya dejamos claro que solo los extranjeros con permiso de residencia pueden tramitar la ciudadanía italiana desde allí.
Para introducir la solicitud en la sede consular correspondiente debe completarse una carpeta contentiva de todos los documentos exigidos para este tipo de trámite, cuyo contenido detallamos seguidamente:


Lo primero es construir el árbol genealógico de manera clara y sobre todo, organizada, cuyas ramas logren conectar, sin saltos ni lagunas, al solicitante con su ancestro italiano más cercano. Luego deben recopilarse los documentos probatorios del nacimiento, matrimonio, divorcio, adopción, o fallecimiento, de todos los parientes que conformen la cadena consanguínea.


Documentos acreditativos de la residencia del ancestro italiano en el país al cual emigró, y la constancia de que no perdió la ciudadanía italiana como parte del proceso de establecimiento en el país que lo acogió. A partir de ahí es importante que la cadena de transmisión de la ciudadanía por derecho de sangre no se interrumpa, sino que fluya hasta el solicitante.


Esta cuestión suele complejizarse más, cuanto más lejano sea el ancestro italiano, puesto que por el camino, los parientes intermedios, aun cuando hubieren tenido derecho a la transmisión de la ciudadanía por descendencia,  pueden haber quedado ineptos para ello por nacionalizarse en otro país, lo que fue causa de pérdida de la ciudadanía italiana hasta  1992.  También, puede haber antecesoras femeninas, las cuales, si se casaron con hombres extranjeros antes de 1948, no transmiten la ciudadanía italiana a sus descendientes.


Pero, bueno, en el caso de que se complete la carpeta con todos los documentos que prueban que ninguna de las mencionadas causales ha sucedido, la solicitud de reconocimiento de la ciudadanía italiana será recibida en la sede consular italiana correspondiente. Es importante que todos los documentos emitidos en países foráneos deben estar legalizados, apostillados si fueren signatarios de la apostilla de La Haya, y traducidos al italiano.


A partir de ahí,  lo que sigue es una espera, que puede durar hasta dos años, hasta que le sea notificado al peticionario la respuesta. Pero en el intermedio, puede mantenerse al tanto del estado del procedimiento.  Las sedes consulares proporcionan portales digitales donde el solicitante ingresa y puede actualizarse respecto a su trámite. Así mismo, junto con la solicitud deberá proporcionarse una dirección de correo electrónico que permitirá que se contacte con el interesado en el caso de que se precise alguna otra información, o subsanar errores advertidos en la documentación entregada.


Trámites que se pueden hacer en Italia con un abogado.
Como se ha podido apreciar, la parte más importante de todo el proceso es la preparación previa a ingresar la solicitud como tal. Quien se proponga obtener la ciudadanía italiana por descendencia tiene por delante un escabroso trabajo de investigación y rastreo de documentos, que será más arduo mientras más larga sea la línea genealógica a completar.


Una parte habrá de hacerse necesariamente en el país de origen del interesado, o en aquel a donde su ancestro italiano emigró y donde comenzó a tener descendencia, que no siempre coinciden.
Pero, hay una parte fundamental que puede hacerse en Italia, porque el documento número uno a adjuntar es la partida de nacimiento del ancestro italiano.
No hay que desalentarse. Dijimos al principio que tramitar la ciudadanía italiana desde España solo es posible para quienes ostenten la residencia en ese país.

Entonces, el extranjero residente en España goza de la ventaja de la visa Schengen que le permite trasladarse a Italia sin mayores complicaciones. Estando en  Italia,  y con la base de la información que se posea sobre el ancestro que se busca, resulta mucho más rápido y fácil adquirir las partidas que sean necesarias.
La asistencia de un abogado en Italia es sin dudas de lo más útil para esta tarea. La solicitud de ciudadanía es siempre personal, y no se admite representación ni intermediarios, pero para esta fase previa de la que estamos hablando, sí es perfectamente posible procurarse la ayuda de un abogado.


A través de la asistencia jurídica en Italia pueden llevarse a cabo búsquedas en los anagrafes que corresponda, para ubicar el lugar de residencia del ancestro italiano; pesquisas en las parroquias, en caso de que el ancestro haya nacido o se haya casado en Italia antes de la creación de los Registros Civiles italianos; determinación de informaciones importantes como por ejemplo si el ancestro sirvió en el ejército, si ocupó cargos públicos, etc. Así mismo, se brinda ayuda para la adquisición de las partidas o certificaciones, y en la realización de subsanaciones si fueren necesarias, en casos de detectarse errores o incoherencias en los mencionados documentos.  

O llama al +54 911 2550 1959 - di que nos has visto en ciudadaniaitaliananet.com

O envia un email a gc@studiocerulliarena.com - di que nos has visto en ciudadaniaitaliananet.com

© 2015 ciudadaniaitaliananet.com. All Rights Reserved. Designed By ciudadaniaitaliananet.com