Ciudadania italiana, abuela 1948, abogado italia via materna

Como solicitar la Ciudadania italiana por abuela, nacidos antes de 1948: México Colombia España Argentina Venezuela Perú Chile Ecuador Guatemala Cuba República Dominicana Bolivia Honduras El Salvador Nicaragua Costa Rica Paraguay Puerto Rico Uruguay Panamá Guinea Ecuatorial Belice Andorra Estados Unidos.

Como solicitar la Ciudadania italiana por abuela, nacidos antes de 1948

Los descendientes de una mujer italiana en segundo grado de consanguinidad, es decir, la sucesión abuela-nieto, pueden  adquirir la ciudadanía italiana por concepto de este parentesco, si se cumplen algunos requisitos imprescindibles. El procedimiento para la obtención de la ciudadanía por abuela no lleva implícito, en principio, la representación letrada de forma obligatoria. Sin embargo, contar con un abogado en Italia que le guíe en estos asuntos resulta excepcionalmente beneficioso, como se verá.


Independientemente del lugar del mundo donde resida la persona que aspira a obtener la ciudadanía italiana, el trámite puede ser conducido por un abogado radicado en Italia. No hay que limitarse en cuanto a la posibilidad de contar con un abogado italiano con fuerte dominio de la legislación nacional. El otorgamiento de un poder es una solución sencilla y no costosa  que permite que se formalice contrato de servicios jurídicos con el abogado de su elección en Italia, en virtud del cual dicho profesional conducirá con pericia la tramitación de la ciudadanía Italiana.


La ciudadanía italiana por abuela puede obtenerse en sede administrativa, o en sede judicial, y para definir ello la clave es el año 1948. Veamos por pasos el procedimiento y se distinguirán por sí solos los distintos supuestos que se derivan de esa fecha:
Para el otorgamiento de la ciudadanía italiana a partir de una abuela natural de Italia, es primordial poder probar el parentesco en toda su extensión, es decir, la filiación entre  la abuela italiana y el progenitor del solicitante, quedando completa la cadena abuela-padre-hijo.

No es suficiente contar con la acreditación del parentesco entre el solicitante y su madre o padre, si luego esa madre o padre no puede ser vinculada sanguíneamente con la presunta abuela italiana, o existen dudas al respecto. Como tampoco es suficiente que se pruebe que la madre o el padre del solicitante es descendiente directo de la abuela italiana, si el lazo entre el solicitante y su progenitor no está sólidamente acreditado.


Si estuviere correctamente establecida la sucesión consanguínea desde la abuela italiana hasta el aspirante a la ciudadanía, se presenta entonces un segundo escenario que es definitorio: La fecha de nacimiento del progenitor del solicitante, si la abuela Italiana estuvo casada con un hombre no italiano.  Al casarse la abuela italiana con un extranjero, antes del día primero del mes de Enero  de 1948, perdió automáticamente la ciudadanía  italiana el amparo de la legislación entonces vigente.

Así, los hijos que engendró no son hijos de madre italiana, no se transmite la ciudadanía por derecho de sangre, y en consecuencia, no alcanza al nieto que la estuviere solicitando.
Sin embargo, los hijos habidos después de la fecha indicada anteriormente, escapan de esa limitante puesto que la norma jurídica anterior fue derogada y entró en vigor otra en su lugar que eliminó la pérdida de la ciudadanía para la mujer italiana que se case con un extranjero.  El trámite de solicitud procede perfectamente por la vía administrativa, en estos casos.


Si el solicitante reside en Italia legalmente, se presenta la solicitud ante la prefectura de la comuna donde reside. Si reside en el extranjero, se aplica a través del consulado italiano asentado en el país en cuestión. El reconocimiento de la ciudadanía se realiza a través de Decreto del Ministerio del Interior.  Como puede apreciarse, el trámite es puramente administrativo.


Ahora, es necesario que volvamos al supuesto en que el padre o madre del solicitante fue procreado por la abuela italiana antes del primero de Enero de 1948, porque aquí es donde entra en escena la vía judicial:
El trámite administrativo es absolutamente inadmisible en estos casos, porque el Estado italiano no  ha viabilizado el procedimiento en ese sentido, y tales descendientes se continúan considerando no hijos de madre italiana.

Sin embargo, aún queda una posibilidad de alcanzar la ciudadanía italiana por abuela.  Se debe incoar un proceso ante el Tribunal de Roma, para lo cual es imprescindible la representación letrada. Nada mejor que un abogado italiano que acostumbre a trabajar casos relativos a la ciudadanía italiana, tanto administrativos como judiciales.


Los fundamentos para este proceso judicial se hayan en lo siguiente: A pesar del principio de irretroactividad de la Ley, en virtud del cual la nueva Ley Fundamental de 1948 y sus modificaciones en cuanto a la ciudadanía de la mujer casada con extranjero no extiende sus efectos hacia el pasado, tales disposiciones de antaño respondían al derecho de familia basado en la institución del pater familias, y a conceptos tan retrógrados como la superioridad del hombre, la sujeción de la mujer al marido, y la discriminación por motivo de género.

Italia es signataria de numerosos documentos internacionales en favor de la defensa de los derechos de la mujer, la igualdad de género, y la erradicación de toda forma de discriminación, todo lo cual ha redundado en una generalizada tendencia a emitir fallos favorables hacia el reconocimiento de la ciudadanía por sentencia, en casos como el que nos ocupa.


Así pues, tendrá que celebrarse un juicio, y la ciudadanía quedará reconocida por Sentencia en lugar de Decreto ministerial, pero surtirá los mismos efectos en ambos casos.

O llama al +54 911 2550 1959 - di que nos has visto en ciudadaniaitaliananet.com

O envia un email a gc@studiocerulliarena.com - di que nos has visto en ciudadaniaitaliananet.com

© 2015 ciudadaniaitaliananet.com. All Rights Reserved. Designed By ciudadaniaitaliananet.com