Ciudadania italiana mujeres 1948, abogados juicio en italia

Obtener la ciudadania por via materna mediante un juicio en Italia

Obtener la ciudadania por via materna mediante un juicio en Italia

Para las reclamaciones de ciudadanía italiana cuando hay involucrada una mujer italiana que se haya casado con un hombre extranjero antes de 1948 es necesario contratar un abogado, puesto que el asunto se resuelve en sede judicial, y no administrativa, para lo que es obligatoria la representación letrada.
Diríjase al estudio jurídico que referimos en este escrito, especializado en trámites migratorios y de ciudadanía italiana, que cuenta con un excelente aval de juicios ganados sobre ciudadanía, relativos a mujeres antes de 1948.


El proceso tiene que ser comenzado en Italia, interponiéndose un recurso contra el Estado italiano ante el Tribunal de Roma.
La presencia física del interesado no es obligatoria, en principio, pero sí la de su abogado. Por lo tanto, si el interesado no se encuentra en Italia, esto no lo priva de la posibilidad de iniciar el juicio para alcanzar la ciudadanía italiana. Basta con que emita un poder en que autorice al apoderado de su elección a contratar abogado en su nombre, y remitir los documentos necesarios para el proceso, debidamente legalizados, apostillados, con aranceles pagados, y traducidos al italiano cuando así se requiera.


También, el interesado puede viajar a Italia a los únicos efectos que elegir por sí mismo el abogado, y, habiendo suscrito el convenio de servicios jurídicos, dejar el país. A partir de ese momento, el letrado se constituye en su apoderado, en virtud de las facultades de representación que se le otorgan.


Podría suceder que el interesado tuviese que viajar a Italia si su presencia fuese solicitada por el Tribunal actuante para la práctica de algún medio de prueba que considere imprescindible para el caso. De lo contrario, el proceso puede desenvolverse perfectamente sin la presencia del interesado en Italia. El fallo le es notificado al abogado que lo representa.


Es importante destacar que los servicios del abogado no necesariamente comienzan a partir de la presentación del proceso en el fuero jurisdiccional, sino que el letrado resulta también sumamente útil en la fase previa de recopilación y preparación de la documentación necesaria. La localización de partidas de nacimiento, defunción, matrimonio, divorcio, las fes de bautismo, puede ser realizada a través del abogado, así como la subsanación de errores que pudieran contener dichos documentos, o cualquier otro defecto que atente contra la válida reconstrucción del linaje.


La labor del abogado en los procesos jurisdiccionales de reconocimiento de ciudadanía es fundamental, porque si bien desde el 2009 la Suprema Corte de Casación abrió las puertas para la obtención de la ciudadanía italiana para aquellos que hasta hoy siguen siendo perjudicados por las antañas normas discriminatorias contra la mujer, no deja de ser cierto que se trata de un proceso técnicamente complejo, y que la existencia de un precedente amplio y favorable no es suficiente. No existe un formato general para resolver casos semejantes en el fuero jurisdiccional, sino que la sustanciación judicial es siempre casuística.

Así pues, los fundamentos de derecho que debe esgrimir el abogado accionante deben ser de peso, consistentes, que requieren de una pericia y rigor técnico bien fuerte.


El abogado puede encargarse también del asentamiento de la Sentencia que reconoce la ciudadanía en el Registro correspondiente, así como de la coordinación necesaria para que se realice la juramentación de lealtad a la Constitución y el Estado italiano, dentro del plazo improrrogable de seis meses fijados para ello, sin lo cual carece de valor todo acto declaratorio de la ciudadanía italiana, ya sea administrativo o judicial. Para este último paso sí es obligatoria, lógicamente, la presencia del interesado en el acto, pues es personalísimo e insustituible.


Tal vez la lejanía de la fecha medular en este tema, el año 1948, pudiera hacer pensar que no puede haber un volumen considerable de casos de este tipo. Para que se tipifique la afectación a hemos venido haciendo referencia, la persona debe haber nacido antes del 1/1/48. Una persona nacida en 1947, por ejemplo, tendría hoy setenta y un años, y mientras más atrás más ancianos, o habrán muerto.

Pero es que el golpe asestado por tantos años de práctica legislativa discriminatoria hacia la mujer tiene ecos mucho más amplios, afecta no solo a los descendientes directos, dígase hijos, sino a toda la sucesión. El solicitante actual de la ciudadanía italiana puede no ser un anciano de setenta años, hijo directo de la mujer afectada por aquellas leyes, sin embargo en su genealogía puede haber una ascendiente mujer, italiana de nacimiento, que se haya casado con un extranjero antes de 1948. Esta circunstancia  interrumpe la línea de transmisión de la ciudadanía, porque a partir de ella no fluye ese derecho.


Así que, como se puede apreciar, la discriminación de que fue objeto la mujer durante décadas y décadas afecta  a un volumen muy significativo de descendientes de italianos, de manera directa o indirecta.
La disponibilidad de abogados para juicios de esta naturaleza en Italia es cada vez más esencial desde el año 2009, cuando se aperturó  un camino hacia la ciudadanía a través de las facultades jurisdiccionales de la magistratura italiana. Se recomienda informarse sobre la experiencia del letrado en este campo, y si el mismo pertenece a un estudio o colegio que presenta un margen alentador de procesos de ciudadanías ganados.

O llama al +54 911 2550 1959 - di que nos has visto en ciudadaniaitaliananet.com

O envia un email a gc@studiocerulliarena.com - di que nos has visto en ciudadaniaitaliananet.com

© 2015 ciudadaniaitaliananet.com. All Rights Reserved. Designed By ciudadaniaitaliananet.com