Ciudadania italiana por via materna 1948, abogado en italia

Se ofrece un servicio de asistencia jurídica para trámites de adquisición de la ciudadanía italiana por vía materna, prestado por abogado civilista en Italia, especializado en temas de inmigración, extranjería, visados, permisos de permanencia en Italia, y reconocimiento de ciudadanía.

asistencia jurídica para trámites de adquisición de la ciudadanía italiana por vía materna

Para trámites relacionados con la ciudadanía italiana cuando la solicitud deviene de la madre del interesado, o de un pariente más lejano pero está involucrada una mujer en alguno de los eslabones genealógicos, es importante la ayuda que está en capacidad de prestar un abogado aguzado en estos temas, porque la tramitación de ciudadanía por vía materna tiene sus particularidades en la legislación italiana.


El reconocimiento de la ciudadanía italiana en virtud del ius sanguinis o derecho de sangre tiene, al amparo de la ley italiana, una gran ventaja si se compara con muchos otros países, en el sentido de que las posibilidad que otorga Italia  no tiene límites generacionales. Es decir, no importa cuán lejano sea el ancestro italiano que origina el pedido de ciudadanía, y, consecuentemente, cuántas generaciones hay de por medio entre aquel y el solicitante. Muchos países tienen establecido topes generacionales para esta forma de adquisición de la ciudadanía, de modo que tal derecho alcanzaría solo hasta los hijos, o los nietos, o bisnietos, etcétera, según el caso.


Sin embargo, cuando la solicitud de ciudadanía italiana se realiza en virtud de una ascendencia por vía materna, entonces podría decirse que la legislación italiana tiene sus desventajas. Veamos:
La adquisición de la ciudadanía italiana solo procede, por vía materna, para los descendientes de una mujer italiana de nacimiento que ella haya procreado con posterioridad al primero de Enero de 1948.


Esto tiene su causa en que, hasta la fecha indicada, regía en Italia la Constitución del Reino de Italia, ley fundamental que estipulaba que las mujeres italianas perdían su ciudadanía al casarse con un hombre extranjero, y adquirían la del marido. Por lo tanto, los hijos habidos de ese matrimonio ya no eran hijos de una mujer italiana, y por lo tanto, la madre no transmitía la ciudadanía italiana a sus hijos.


El primero de Enero de 1948 entró en vigor la Constitución Republicana, la cual introdujo una modificación consistente en que  la mujer italiana conserva siempre su nacionalidad, sin que contraer matrimonio con un extranjero sea causal para la pérdida de aquella. De esta forma, los hijos nacidos de una mujer de origen italiano después del primero de Enero de 1949, aunque esté casada con un natural de otro país,  son hijos de madre italiana, y por tanto, califican para la transmisión de la ciudadanía por vía materna.


Hasta aquí se ha explicado el caso en su forma más  sencilla, o sea, la transmisión directamente de madre a hijo, pero el caso puede complejizarse cuando la solicitud se realiza apelando a un ancestro italiano más lejano. Sin importar el grado de parentesco, la solicitud puede siempre realizarse siempre que se complete la documentación relativa a la totalidad de los miembros de la línea de sangre, sin saltarse ninguno. Sin embargo, es importante señalar que, si alguno de los escaños de la cadena familiar, o varios, es mujer, se aplicará el mismo criterio antes expuesto. Entonces, en dependencia de la fecha de nacimiento del descendiente inmediato de dicha mujer, la cadena de transmisión de la ciudadanía podría continuar, o interrumpirse.


Al no estar permitidos los saltos generacionales en los trámites de solicitud de ciudadanía por consanguinidad, la interrupción de la sucesión por los motivos alegados, léase que el descendiente inmediato de una mujer casada con un extranjero haya nacido antes del primero de Enero de 1948, redunda invariablemente en la no concesión de la ciudadanía.


Ahora bien, con motivo de la declaración de inconstitucionalidad de las disposiciones que implican desigualdad de género, o discriminación de la mujer, existe otra posibilidad de adquirir la ciudadanía italiana por vía materna, aun cuando sus hijos hayan nacido antes de la fecha supra mentada, aunque no ante fuero administrativo, sino judicial.


Esta forma de reclamación de la ciudadanía, por medio del Tribunal de Roma, exige la representación letrada como requisito de forma sine quanon, ocasión en la que, como se evidencia, contar con un abogado experimentado en este tipo de asuntos es fundamental.
Es preciso decir que el reconocimiento de la ciudadanía por vía materna en instancia judicial, cuando hay incluidos hijos nacidos antes del 1/1/1948, está   respaldado por un amplio precedente exitoso, lo que plantea una perspectiva francamente optimista.


Los servicios jurídicos  que se brindan en esta área de especialización incluyen apoyo, orientación, y asistencia para la recopilación de todos los documentos que se precisan entregar, acompañando a la aplicación para la ciudadanía por vía materna, a saber, certificaciones o partidas de nacimiento, bautizos, matrimonio, defunción;  sentencias de divorcio o de  adopción;  legalización en el Ministerio de Relaciones Exteriores de los documentos obtenidos en país extranjero; apostillado de documentos en sedes consulares; trámites de subsanación de errores o incongruencias en cuanto a nombres, apellidos, fechas, lugares, etcétera.


La tramitación de una solicitud de ciudadanía italiana por vía materna puede facilitarse enormemente mediante la asistencia de su abogado, ventaja que conduce a la viabilización del proceso y la reducción de tiempo y de gastos innecesarios.

 
 

O llama al +54 911 2550 1959 - di que nos has visto en ciudadaniaitaliananet.com

O envia un email a gc@studiocerulliarena.com - di que nos has visto en ciudadaniaitaliananet.com

© 2015 ciudadaniaitaliananet.com. All Rights Reserved. Designed By ciudadaniaitaliananet.com