Ciudadania italiana, requisitos para nietos y descendencia

Tramites para la Ciudadania italiana de nieto y descendientes italianos en México Colombia España Argentina Venezuela Perú Chile Ecuador Guatemala Cuba República Dominicana Bolivia Honduras El Salvador Nicaragua Costa Rica Paraguay Puerto Rico Uruguay Panamá Guinea Ecuatorial Belice Andorra Estados Unidos.

Atencion juridica internacional en italia para argentinos  bolivianos españoles mexicanos guatemaltecos hondureños salvadoreños nicaragüenses costarricenses panameños cubanos dominicanos puertoriqueños venezolanos colombianos ecuatorianos peruanos paraguayos chilenos uruguayos.

Tramites para la Ciudadania italiana de nieto y descendientes italianos

Una de las mejores noticias que recibimos cuando indagamos sobre los requisitos que se demandan para adquirir  la ciudadanía italiana es que no hay límites en cuanto al alcance generacional. Esto significa que no importa cuán remoto sea el ancestro italiano cuya sangre nos permitiría aspirar a ser ciudadano italiano.


En realidad sí que existe un tope, pero dicha limitación resulta prácticamente nula en la práctica. Consiste en que si el antepasado italiano al que nos referimos nació antes de Marzo de 1861, se exige que su muerte haya ocurrido antes de esa fecha.

ciudadanía italiana por descendencia

Valoren ustedes mismos si esta “restricción” da o no un margen verdaderamente amplio para la obtención de la ciudadanía italiana por descendencia:  Si contamos las generaciones en base a lapsos de 30 años, edad en la que generalmente las personas ya han engendrado su descendencia, desde la fecha indicada hasta la actualidad hayamos unas cinco generaciones. Pero pudieran ser más, siendo frecuente observar generaciones más seguidas, es decir, engendradas en más corto plazo mientras más se retrocede en el árbol genealógico, puesto que en el pasado las personas se casaban y procreaban más jóvenes  que en la época actual. Si llevamos esto a términos parentales, resulta que la ciudadanía italiana puede bien adquirirse a partir de un   tátara-tátara-abuelo, o cuarto abuelo.


Este impresionante marco de posibilidades contrasta muchísimo con las previsiones legislativas en cuanto a ciudadanía de otros países, los cuales limitan la transmisión de la ciudadanía por derecho de sangre a descendientes de primer grado, o de segundo, a lo sumo, (hijos y nietos)
Bien, eres descendiente de italiano, perfecto, no obstante, todavía no es hora para festejar. Hay que prestar atención a los requisitos que tiene establecidos la ley italiana al respecto del reconocimiento de la ciudadanía por descendencia.


Hijos
Para los hijos de italianos no hay mayores inconvenientes: En virtud del ius sanguinis  el hijo de madre o padre italiano, es italiano. Así que los nacidos de padres italianos, aunque fuere solo uno de los progenitores, no necesitan proceso alguno para la obtención de la ciudadanía, sino que automáticamente es italiano por nacimiento, aunque no hubiere nacido en Italia, puesto que el principio que rige es el ya mencionado ius sanguinis, y no el ius soli (derecho de suelo)


En el caso de los hijos menores de aquellas personas que adquieren la ciudadanía italiana después de su  nacimiento, no son ciudadanos italianos por nacimiento, puesto que sus padres no lo eran al momento de su alumbramiento. La ciudadanía italiana no la obtienen de manera automática, pero sí tienen derecho a adquirirla, y sus padres, en tanto estamos hablando de menores de edad, y ellos son sus representantes legales,  pueden incluirlos en el proceso de adquisición de la ciudadanía italiana.


Cuando el hijo de la persona que obtuvo la ciudadanía italiana es adulto, el mismo debe hacer su propio trámite por su cuenta. Cuenta sin embargo con una ventaja, puesto que no se trata de una reconstrucción de la cittadinanza a través de toda una línea parental, sino de la simple transmisión de padre a hijo. Generalmente en los consulados italianos no se requiere siquiera pedir cita para este reconocimiento a partir de un padre italiano vivo.


Así mismo existe el supuesto de personas adultas con respecto a las cuales se haya producido un reconocimiento de paternidad por un ciudadano italiano, ya en la adultez. Sí se trata entonces de ciudadanía italiana por nacimiento, puesto que el padre era ciudadano italiano al momento de su nacimiento, solo que no lo había reconocido legalmente, pero lleva un procedimiento, resultando necesario que la prueba documental del  acto de reconocimiento de la paternidad se inscriba en el Registro Civil italiano, en el comune correspondiente.


Nietos y demás descendientes.


La transmisión de la ciudadanía italiana para nietos y demás descendientes, que pudiera llegar hasta los tátara-tátara-nietos, los también conocidos como choznos en algunas variantes del castellano,  constituye un proceso más bien complejo, puesto que implica dos requisitos imprescindibles:


- La reconstrucción del árbol genealógico
- La transmisión de la ciudadanía a través de toda la línea, sin interrupción.


Pudiera pensarse que las dos cosas son lo mismo: “Si pruebo mi parentesco consanguíneo con aquel bisabuelito que vino de Italia en 1900, alcanzo la ciudadanía italiana” Pero no, no es así nada más. Habrá que probar también que la ciudadanía italiana es transmisible desde el bisabuelito hasta el solicitante, sin interrupción.

transmisión de la ciudadanía italiana
Y sí, la transmisión de la ciudadanía puede verse interrumpida en algún punto, aunque el parentesco esté meridianamente comprobado.
Causas de interrupción de la transmisión de la ciudadanía italiana.


La transmisión de la ciudadanía se interrumpe si algún pariente de la línea familiar:
- Se naturalizó como ciudadano de otro país antes de 1992.
- Renunció expresamente a la ciudadanía italiana.
- Es mujer y se casó con un extranjero antes del primero de Enero de 1948.
- Es hijo de mujer italiana, nacido antes del primero de Enero de 1948.


No obstante, existen soluciones: Si el pariente en cuestión que incurrió en alguna de las dos primeras  causales está vivo, puede recuperar la ciudadanía italiana, y, hecho esto, se restablece la cadena sucesoria. Si la interrupción viene dada por haber hijos nacidos de mujer italiana antes del 1/1/1948, no es posible la obtención de la ciudadanía por el procedimiento común, pero sí por sentencia judicial.

O llama al +54 911 2550 1959 - di que nos has visto en ciudadaniaitaliananet.com

O envia un email a gc@studiocerulliarena.com - di que nos has visto en ciudadaniaitaliananet.com

© 2015 ciudadaniaitaliananet.com. All Rights Reserved. Designed By ciudadaniaitaliananet.com