Ciudadania italiana, saltos generacionales, abuelos, tramites

obtención de la  ciudadanía italiana por descendencia
La obtención de la  ciudadanía italiana por descendencia tiene como requisito fundamental la no existencia de saltos generacionales. Nos proponemos explicar de manera clara qué son los saltos generacionales, de manera que este asunto quede bien claro, y nadie reciba un fracaso en su trámite debido a guiarse por suposiciones e informaciones incompletas.


Un salto generacional es la omisión de un eslabón de la cadena que conforma el linaje de una persona. Ubíquese por un momento  en las genealogías bíblicas, para que lo perciba más gráficamente: “Jesús, hijo de José; hijo de Elí; hijo de Matat; hijo de Leví; hijo de Melqui….” Si entre uno de estos eslabones dijera, por ejemplo: “José, nieto de Matat…” la genealogía no estaría completa, porque se saltó del nieto al abuelo, omitiendo al padre.


A los efectos de la tramitación de la ciudadanía italiana es preciso reconstruir la línea de sangre completa y de manera continua, debido a que la ciudadanía se transmite por consanguinidad de padres a hijos, lo que significa que cuando se omite un escalón padre-hijo, la transmisión cesa.


Que no haya saltos generacionales significa entonces que la escalera esté completa y no le falten peldaños.
Para que esto se cumpla es necesario probar documentalmente la filiación entre todos los integrantes de la línea familiar. La partida de nacimiento de cada persona es el documento idóneo para acreditar filiación parental. No puede faltar la partida de nacimiento de ninguno de los parientes habidos entre el ancestro italiano y el solicitante de la ciudadanía italiana.


Ejemplo:
Se dispone de los siguientes documentos:
- Partida de nacimiento de Francesca, que prueba que ella es hija de Miguel.
- Certificación de la defunción de Miguel, donde dice, en los datos del difunto, que era hijo de Ricardo.
- Partida de nacimiento de Ricardo, mediante la cual se prueba que el mismo nació en Nápoles, Italia.   

Tales documentos no hacen prueba plena del parentesco de Francesca con su abuelo napolitano, puesto que no se cuenta  con el documento idóneo que acredite la filiación entre su padre Miguel y el abuelo Ricardo. Esto constituye un salto generacional.  

Los saltos generacionales impiden rotundamente la obtención de la ciudadanía italiana por descendencia. Es triste, porque una persona puede ciertamente tener sangre italiana corriendo por sus venas y no conseguir la ciudadanía por no lograr probarlo fehacientemente. Ni siquiera la transmisión del apellido, por sí sola, basta para la reconstrucción de la línea de sangre.


Sugerencias de Soluciones para los saltos generacionales.
- Reconstruya su línea de transmisión de la ciudadanía a partir del ciudadano italiano más cercano que tenga. Por ejemplo, usted puede haber tenido un tatarabuelo italiano de nacimiento, quien en un momento de su vida emigró, y desde allí engendró una descendencia de la que proviene usted. Pero no necesariamente tiene que partir de aquel tatarabuelo natural de Italia. Si algún descendiente intermedio vivió en Italia por un tiempo, y allá engendró un hijo con un cónyuge italiano, entonces su antecesor italiano más cercano es este último, y no el tatarabuelo lejano. Igual sucede si algún descendiente intermedio entre el tatarabuelo y usted ya obtuvo la ciudadanía italiana, o la había perdido y la recuperó, o se naturalizó, etcétera. En conclusión, acuda siempre al ascendente más cercano que pueda, y así evita los saltos generacionales, teniendo que reconstruir una cadena más corta.


- Si no existe un asentamiento de la partida de nacimiento que usted necesita en el Registro Civil donde debiera estar, indague sobre la fecha de creación del Registro Civil como institución en el país de que se trate. El nacimiento del pariente en cuestión puede haber ocurrido antes de ello. Incluso si el nacimiento ocurrió estando en funcionamiento el Registro Civil, indague sobre las divisiones o demarcaciones político-administrativas en esa época. Los nacidos en cierta localidad podían haber sido inscriptos en otra en aquel tiempo, debido a la existencia de límites administrativos diferentes.


- Acuda a las instituciones eclesiásticas. Esta es siempre una opción muy fructífera, porque la seriedad con que se maneja todo lo relativo a los sacramentos ha redundado en la conservación de un valiosísimo patrimonio histórico documental. Así, una fe de bautismo puede ser el punto de partida que conduzca al éxito. Para bautizar a un recién nacido, la iglesia exigía la acreditación de que se trataba de un hijo legítimo, engendrado dentro del formal matrimonio de sus padres, y en consecuencia,  reconocido por el padre legalmente. En los libros de registro parroquiales se encuentra la constancia de cada bautizo, ordenada por fecha, así como los documentos acompañados como requisito para la consumación del acto sacramental.

A partir de esos datos se pueden encontrar las indicaciones para resolver el problema, como por ejemplo, la fecha correcta en que ocurrió el nacimiento, el lugar, los nombres de los padres, la autoridad laica que acreditó, en su momento, la paternidad legalmente declarada. En las parroquias se puede encontrar incluso ejemplares de las partidas de nacimiento, a partir de las cuales la autoridad civil puede proceder a inscribir el nacimiento y producir una copia literal del acta.


- Acuda a los servicios notariales. El notario, como detentor de la fe pública, tiene la facultad de otorgar instrumentos que solucionan cuestiones tales como la identidad de una persona, que puede no estar debidamente definida por el uso de diferentes nombres, incongruencias muchas veces existente entre los actos religiosos y los de la vida secular. Instrumentos notariales como las Actas para Perpetua Memoria, las Actas de Notoriedad, u otras, según el ordenamiento jurídico de que se trate,  tienen el efecto de dejar sentada la identidad de una misma persona, conocida bajo diferentes nombres.


 
 

O llama al +54 911 2550 1959 - di que nos has visto en ciudadaniaitaliananet.com

O envia un email a gc@studiocerulliarena.com - di que nos has visto en ciudadaniaitaliananet.com

© 2015 ciudadaniaitaliananet.com. All Rights Reserved. Designed By ciudadaniaitaliananet.com